POESIA

SEDIENTA DE VERSOS.

Libre, rima, persa, sedienta de versos;

así voy en vida, sedienta de amores,

de amores de día, de noches de sueños,

yo sueño con rosas, gladiolos, geranios,

narcisos, melissas, un jardín entero.

 

Color, esperanza, vivo en color fuego,

fuego que me quema sin cortar mi vuelo,

he escapado al vicio de encontrarle a todo

ese lado oscuro, yo mezclo lo negro,

agrego colores, también sentimientos.

 

Libre, rima, persa, yo ya descubrí

que es la desconfianza la que envenena

que el camino largo no siempre te acerca

que la vida en prosa sabe a té de hierbas

pero que los versos son el agua fresca.

 

Yaneli Morales.

 

Anuncios
ROMANCE

NO HACE FALTA.

No hace falta que me digas nada.

Sólo no quiero perder tu sonrisa, ni tus besos, ni tus caricias ni esa ternura en tu mirada que me hace feliz.

Hablar bonito es un arte, actuar bonito es un hecho.

 

Yaneli Morales.

POESIA

YA NO LE TEME AL TEMOR.

Ya no le teme al temor,

ni a mirarse en el espejo…

sigue temiendo al mar,

por respeto, no por miedo.

Lejos escuchaba voces

que gritaban y hacían eco.

¡La culpa es de la golondrina!,

por haber volado alto

dejando todo a su suerte

y olvidando el qué dirán.

 

Yo digo que se equivocan,

no es culpable, es valiente;

si arriesgó todo, a su suerte,

tuvo que ser por cansancio

por hastío de un diario

que provocó la partida.

Ya logró cerrar la herida,

no va en sentido opuesto,

canta canciones de amor.

Ya no le teme al temor.

 

Va liviana, va y no cesa,

ya no esconde la cabeza

ni teme contar verdades

ni a vivir, entre vuelo y libertad.

Quizás vuelva en primavera

cuando el sol alumbra el canto

cuando esté listo el jardín

para otra vez hacer nido;

en soledad va anidando,

va aprendiendo, va despacio.

 

Yaneli Morales.

 

POESIA

HAY COSAS PEORES QUE LA MUERTE.

Hay cosas peores que la muerte.

Caminar sin sentido, mal herido.

Arrugar lo que te duele, en papel.

No tener nada que decir, ¡va oculto!.

Zarpar en la nave de los miedos.

Quedarse en tierra, sin motivos.

¡Mirar la oruga y verla padecer!.

No querer ver volar a la mariposa.

Hay cosas peores, así lo elegiste.

Entre el frío y el calor, necio eres.

Observar la espina, una y otra vez.

¿Has observado que nacen las rosas?.

Mis espadas, sólo adornan mi pared.

Las tuyas cortan como lengua brava.

Al precipicio carne débil y ensangrentada.

A mi venia, el amor cubierto de brillo.

Ojos que se marchitan con el día.

Noche que me guía a soñar sin prisa.

Hay cosas peores que la muerte.

Ver como acabas con tu triste vida.

 

Yaneli Morales.