Reflexiones

EL QUE LEE, ESCUCHA.

Y lo más importante siempre será aprender a escucharnos.

Conectarnos con el yo que no falla, ese que está conectado con el niño que dejamos ir y con nuestra esencia.

Ya está comprobado científicamente que hablarnos y comunicarnos con nosotros mismos es de personas inteligentes.

Todo lo que buscas está en tu interior.

 

Yaneli Morales.

Anuncios
POESIA

HERMOSA DAMA.

Me dijo, mi Hermosa Dama

no tiña más su cabello

pues ellos son el reflejo

de lo que guarda su alma.

 

Ya no espere usted por flores

usted, adorna el jardín

es el jazmín con olor

de una fragancia perfecta.

 

Póngase la falda corta

o como bien le apetezca

su silueta es acentuada

como una obra maestra.

 

Eso sí, buen maquillaje

es que no hay flor sin color

y sus labios cual paisaje

admiten decoración.

 

No enseñe mucho el escote

eso sólo me provoca

quererle a usted comer

como a una fruta jugosa.

 

Mas a usted yo la respeto

no quiero sobrepasarme

usted es perfecta, es arte,

sólo quiero admirarle.

 

Me dijo tantas verdades

que mi cabello he teñido

ya no escucho el silbido

y ya casi me arrepiento.

 

Y me observo al espejo

buscando a La Hermosa Dama

pero ya no encuentro canas

y voy perdiendo el aliento.

 

Él supo ver la belleza

aún cuando no había color

y notó que mi hermosura

se encuentra en mi interior.

 

Yaneli Morales .

 

Reflexiones

AS DE GANADOR

Te enseñan desde pequeño que hay que ir por la vida con dos cestas, una para ganar y otra para perder.

 

Tú vas con tus cestas con espíritu pero consciente de que hay una cesta donde se recogen las derrotas. Poco a poco se van acumulando, al final hasta te acostumbras, sigues cosechando, así una y otra vez.

 

Llega el día en que la cesta está tan pesada que entonces decides compartir el peso. En vez de tirar la cesta, divides la frustración acumulada en la cesta donde algún día te dijeron que ibas a recoger las ganancias de ser un gran triunfador.

 

Ya las cestas pesan por igual, la carga se hace enorme. Sigues a cuesta con aquellas malditas cestas, pero te enseñaron que hay que cargar con ellas.

 

De adulta he aprendido a no cargar con tanto peso y lo único que llevo conmigo es un as bajo la manga, ese sólo lo saco cuando sé que me servirá para ganar la partida. El resto, queda como lección. Lo cargo en lo aprendido, las cestas en el olvido.

 

Si dices que puedes podrás, y si lo deseas lo obtendrás. No hay mayor limitante que tus propios pensamientos. Echa las cestas a la basura y carga con el as de ganador.

 

¡El resto dalo por hecho!.

Yaneli Morales.