VUELVE LA NAVIDAD.

 

Ya casi a las puertas de Diciembre; Mes de festejos y Reuniones familiares, vuelve la Navidad. Con la Navidad, las lágrimas, de igual manera las alegrías.

 

 

Es una fecha que para muchos, es un cúmulo de recuerdos y de pasajes que se repiten una y otra vez, en Navidad, se agudizan. Pero sí asumimos la actitud de no verlo como un final, si no como un comienzo, probablemente los recuerdos puedan irse disipando , por qué no, con la ayuda de un buen vino.

 

 

Date la oportunidad, no te cierres a lo que te quiere abrir el paso. Vivir mirando hacia atrás es vivir negando nuevas oportunidades. O dale la oportunidad a quien por una sola razón, tú, desea hacerte feliz. Date la oportunidad,  nadie vale más que tú.

 

 

Es un buen momento para comenzar a amar la Navidad con lo que ella conlleva, espíritu festivo, sueños, ilusiones, motivos para vivir. Desde ya te deseo felices fiestas. El momento es ahora.

 

Yaneli Morales.

Anuncios

HAS LLEGADO TARDE.

Entre más le quería, más rápido le perdía.

Eufemismo, nunca le tuve.

No quererse es pecado, me condeno,

a la hoguera de otros brazos,

al calor de los míos.

 

 

Has llegado tarde,

ahora sólo podrás ver mis labios carnosos,

anunciar tu despedida.

¿Quieres ver cómo sangra la herida?,

has llegado tarde.

 

 

He aprendido a sumergirme,

en lo que no duele, en lo que me da vida.

Has llegado tarde,

soy jinete galopando en otros lares

soy danza del vientre sin sabor a ti.

 

 

Yaneli Morales.

LA VIDA ME TIENE A MÍ.

En sentido contrario, opuesto a la noche,

cabizbaja y triste.

Recordando un perdón que me hace daño,

no logro olvidar por qué lo hiciste.

Cementerio de olores y palabras,

agitando las manos de manera sórdida,

no hemos partido, estamos aquí.

 

 

Desandando, a donde nunca debí llegar,

cansada y temerosa.

Afrontar la verdad es cruel y aniquila,

tanto marca el dolor que deja de doler,

pero te hiere y provoca sed.

Una sed que es peligrosa, pide sangre.

Tanto pide que te va consumiendo,

tus demonios revueltos, la mar en calma.

 

 

¿Buscando un mañana en un presente

incierto e inhóspito?.

Desear mala suerte es condenarte a llorar,

la vida te devolverá sus fracasos,

multiplicados, y divididos,

te dedicarás a recoger cada fragmento.

Eres fuerte, me dijo un amigo,

ser débil, es un problema sin solución.

 

 

Entonces entendí que la solución no es,

ni importante, ni urgente.

Llamar problema a lo que no tiene solución,

ese se hace, el mayor de los problemas.

Hoy le sonrío a la vida, sin muecas,

sin esperar que la vida me sorprenda,

sin expectativas de lo que creía que era,

la vida me tiene a mí para sorprenderla.   

 

 

Yaneli Morales.