El remedio.

Hay cosas,
que no puedo controlar,
una de ellas es quererte,
hay cosas,
que si puedo evitar,
una de ellas es perderme.
Si el quererte es perderme,
mejor elijo quererme.
No es cuestión de dignidad,
ni el qué dirán de la gente,
ni que no pueda intentarlo,
es que le temo a la muerte.
Temo a morir día a día,
por no pensar más en mí,
le temo a la agonía,
de morir pensando en ti.
Hay cosas,
que no puedo controlar,
pero es que vivir muriendo,
nos hará daño a los dos,
un adiós es el remedio.


Yaneli Morales

Anuncios

Una vida, para vivirla.

Somos la educación que se nos dio, por parte de nuestros padres, la escuela, la sociedad pero una vez que somos adultos debemos dejar de ser lo que un día quisieron que fuéramos y extender nuestras alas, mirar a nuestro alrededor y si no nos gusta, salir corriendo.

Después de adultos es nuestra responsabilidad vivir el presente y creer en un futuro. Eso empieza por leer libros, relacionarte con personas afines a ti, intentar viajar, incluso visitas al psicólogo.

No eres dueño de tu pasado ni de tu educación pero si eres dueño de tu aquí y ahora.

Claro está, eso es una decisión individual y unas ganas particulares. Pero si estás en el mismo sitio, mirando la misma pared y eres adulto, es hora de que asumas de que tienes una vida, una vida para vivirla y no para quejarte de tu pasado.

Porque un pasado no te lleva a donde tú quieres estar, un pasado te arrastra.

Al menos Piénsalo.



Yaneli Morales

Detalles

Me gustan los detalles que se susurran al oído, que terminan erizando la piel y que en la intimidad se convierten en interminables orgasmos. Me gustan esos detalles que traspasan la mirada y que detectan como hueles desde adentro.

La piel se maquilla y se perfuma pero el alma, el alma es insaciable. El alma tiene la capacidad de soportar veneno y miel, amor y destierro, risas y llantos, estrellas fugaces y eternos letargos. Por eso me quedo con esos detalles que la alimentan, con esos silencios que lo dicen todo, con esas copas de vino que hablan tanto. Me gustan los detalles que tatúan la mente y no el cuerpo, con esos que no hacen falta mostrar pero de manera, quizás hasta indecorosa, no se pueden olvidar.



Yaneli Morales

www.yanelimorales.com

 

BESAME

No sé dibujar pero te aseguro que no lo necesito. Cuando pienso en tu sonrisa se me dibuja un sol, y entre risa y risa, me devuelves los colores, sin prisas. Esos colores de la vida, que daba por perdidos, esos colores a los que un día sin darme cuenta, negué. Tampoco sé amar, pero no tengo miedo. Confío en que no hay camino sólo de espinas, confío que a pesar de cada uno de mis errores estarás a mi lado, para no sentir ni miedos ni fríos. ¡No sé tantas cosas!. Sólo sé que en mi presente, te quiero conmigo. Del futuro que se encargue el tiempo. Tú, Bésame.

Yaneli Morales

www.yanelimorales.com

Mujeres con valor.

La Mujer no nació para casarse ni para tener hijos ni para cocinar. La mujer nació para ser amada, para ser mimada, para ser Reina aún sin corona.

 

No te quites tú misma lo que Dios ya te entregó. La actitud no es ni agachar la cabeza ni perder la dignidad. Y no necesitas demostrarlo, recuerda, necesitas creerlo. Pero es hora de ir soltando algunas falsas creencias. La escalera se sube de escalón en escalón pero a veces no queda otro remedio que saltar peldaños, y volar, volar sin alas, quererte sin miedos, vivir sin autojuzgarnos.

 


No ceses, no te canses, no te censuras, pero sobre todo, sé inmensamente feliz por el privilegio de haber nacido mujer.

 


Creando la conciencia de que ser mujer no es limitante, es un extra.



Yaneli Morales