Anuncios

Si viéramos la vida como matemática al final siempre vamos a encontrar un común denominador. Esperamos más de los demás que de nosotros mismos cuando la fórmula dice exactamente lo contrario.

¡Entre más damos, más vamos a recibir!

Las expectativas no son realistas por ende son antiproducentes. En vez de desarrollar nuestro potencial, esperamos a que nos potencien, en vez de dar, esperamos recibir y de manera constante.

Es entendible; hasta cierto punto, que es más fácil culpar y no asumir responsabilidades que corresponden únicamente a nuestra persona. Es entendible pero no da resultados y la vida se mide por resultados.

Esa es la matemática, a mayor responsabilidad con usted mismo, más frutos podrá deleitar de usted mismo y créame, sabe diferente.

Esta es la respuesta a todas las preguntas que me hicieron el pasado domingo.

Hágase responsable de su vida, baje las expectativas y subirá el aprecio por su persona.

No deje de ver el mundo como un lugar estupendo para vivir pero con la condición de que usted guía el avión.

Espere menos, de más y recibirá más.

¡Es la fórmula!

Todo se reduce a esto.

Tengan todos un excelente martes y por favor no me digan que es difícil. Difícil es sentarse a esperar y depender de lo que otros quieran o no quieran darte.

Yanelis Morales©
YANELIMORALES.COM

No esperes que te alumbren. Sé luz.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas