POESÍA

HAGO, DE LA VIDA POESÍA.

Hago de la vida poesía, hago poesía de la vida, poesía con una sonrisa y un estoy bien; siempre,

para los amigos y los enemigos.

Sin palabras rebuscadas; no tengo

que demostrarle a nadie a que escuela fui,

tengo que enseñar lo que he vivido,

lo que queda por vivir.

 

Hago de la Vida Poesía sin rimas,

la poesía que hemos vivido todos

en algún momento de nuestras vidas,

la del dolor, la lágrima, la agonía.

Hago poesía de la vida, el mejor de los poemas,

el de vivir cada día como aventura que conduce a ti.

Siempre a ti.

Mi mejor poema ya lo escribí, en tus labios.

 

Es oculto e incierto el destino y por eso hago poesía. Y si pudiera cantar, cantaría pero hago poesía. Quizás no entiendas

con lo difícil que te parece tu vida,

¿cómo hago poesía?.

Es simple, hago, de la vida poesía

y la poesía regresa a mí.

Yaneli Morales

Anuncios
REFLEXIONAR

🦃⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘

Quiero recordarles algo.

Agradezca a Dios pero también a los mortales que muchas veces nos quitamos lo que tenemos para brindarlo con todo el amor del mundo.

Sencillamente, ser agradecido, es de bien nacido.

Feliz Día de Acción de Gracias.

Yaneli Morales

VIDEOS

De Amor No Se Ha Muerto Nadie.

POESÍA

FUISTE MI MALA SUERTE

Fuiste tú mi mala suerte;

digo fuiste,

ya has quedado en el olvido,

en la lluvia que no riega,

en las noches sin estrellas,

en las manchas de un pasado,

fuiste todo, eres nada.

Jugaste a secar el río,

a perder a quien te daba

y yo jugaba contigo.

 

Tú me contabas tu cuento;

una y otra y otra vez,

era magia en mis oídos.

Olvidaste que los cuentos

también pueden ser escritos.

Ahora escribo mi novela,

interpreto mi canción,

hago poemas de amor,

llevo las alas abiertas

porque duermo en otro nido.

 

Yaneli Morales.

 

POESÍA

SOY DICHOSA.

Otra vez hago catarsis, me purifico, me elevo,

me despego de los miedos, de pronto observo,

¡una rosa!.

 

Tan pequeña y tan hermosa y con tanto colorido

se convierte en el abrigo de su amiga mariposa.

 

La que llega, saluda y se posa; dice, estoy bien,

¡ya hoy volé!,

¿cómo se encuentra usted?, amaneció majestuosa.

 

Agradecida la rosa por aquel bello cumplido

¡vuela alto!, que tu brillo, es ser libre y armoniosa.

 

Y vuela la mariposa, vuelve a extender sus alas

la rosa queda carnada, de la abeja temblorosa.

 

Necesito de usted diosa, permita que tengo sed,

de su néctar he de beber, prometo ser respetuosa.

 

Charlan la abeja y la rosa y la mariposa vuela,

me embeleso en el rocío, el sol ya sale y me quema.

 

Otra vez hago catarsis, lo consigo en mi jardín,

lo tengo todo y si falta, estoy viva, soy dichosa.

 

Yaneli Morales.