HAY QUE VIVIR SIN SOLLOZOS.

Hoy no le escribo a la vida
le cedo el turno a usted
entre poeta y poeta
no nos dejemos caer.

La musa no me abandona,
pero toma su reposo,
entonces yo siento gozo,
porque me siento pionera.

Sin musa y sin motivos,
a la vida le sonrío,
porque ya que estamos vivos,
hay que vivir sin sollozos.

 

Yaneli Morales.

 

Hay que vivir sin sollozos
porque aún estamos vivos
con la pata en el estribo
del corcel de la existencia,
disfrutando la presencia
del Dios todopoderoso,
que con penurias y gozos
nos mantiene respirando
y entre versos cabalgando
sin caernos de la silla.

Fíjese que maravilla
mi inspirada poetisa,
el verbo viaja con prisa
al estado de Florida
y llega cual estampida
de suspiros lisonjeros,
no sabe cuánto la quiero
diosa y reina del poemario,
que le voy leyendo a diario
sin desperdiciar su musa.

Y hasta aquella mente obtusa
que se cierra a comprender,
con ellos logra entender
lanzando gritos al aire,
que a pesar del sufrimiento
de amor no se ha muerto nadie.

Lino Rafael López.

 

Una conversación entre Poetas by

Yaneli Morales y Lino Rafael López.

Anuncios

GENERACIÓN DEL ZAPATO EN LA CABEZA.

Más allá de las políticas revolucionarias y de unos sistemas ”comunistas” que sólo provocan hambre y desigualdad , a mí me preocupa y mucho, las generaciones con el zapato en la cabeza.

Me preocupa una juventud aún joven que se convertirá en adulta dentro de una absoluta miseria mental y se encontrará aún más perdida.

El daño de las mal llamadas revoluciones no es el daño del presente; que también, es peor.

Costará años limpiar esa mentalidad de lo fácil, de que todo se “resuelve” y poco se trabaja.

¿Cómo se le exhorta a alguien que ha aprendido a mentir a decir la verdad?.

Son semillas en el germinadero de un triste porvenir. Son semillas que no darán frutos. Son semillas con un triste final.

Las mal llamadas revoluciones involucionan en un mundo que necesita urgentemente que se revolucionen las mentes de aquellos que no calzan neuronas.

Es un llamado de atención para la “oposición”.

Aún cuando acaben las mal llamadas revoluciones habrán hecho mucho daño y lloraremos por no haber tenido el valor de detenerlos a tiempo.

Yaneli Morales.