POESÍA

¡SI LO SUPIERA!

Me obliga a escribir al amor

y yo no quiero,

me tienta a caminar en su red,

no lo deseo.

Me seduce a pecar de placer,

es cruel veneno,

me reta, una y otra vez,

nada le debo.

 

En la obsesión de encontrarse

se pierde.

En la lujuria de perderse

me encuentra.

Mis pasos, a lo desconocido.

De lo que conozco, aborrezco.

¡No sabe cuántas veces caí!.

No lo sabe.

Si lo supiera,

haría reverencia.

 

Yaneli Morales.

Anuncios
POESÍA

DESEARTE ME QUEMA.

El no verte me hace daño

el desearte me quema

pero me queda la arena

donde escribo que te extraño.

 

También me queda tu olor

y tu mirada serena

recuerdo tu tierna voz

acariciando mis penas.

 

El no verte me hace daño

me desarma, me intimida

duele y desgarra por dentro

quita sentido a mi vida.

 

Mas no pierdo la esperanza

de un día volverte a ver

volver a tenerte cerca

al menos, sentir placer.

 

Yaneli Morales.

 

 

POESÍA

HAZLO HOY.

Valentía es crecer entre alcohol y marihuana

entre no existe el mañana y lograr no perecer.

 

Valentía pude ver cuando muchos se esforzaban

y en contra corriente andaban por un futuro tener.

 

Valentía no es querer, va más allá de las ganas

bendecida nunca falla, bendecida da poder.

 

Valentía te hará hacer lo que aún ni imaginas

no traiciona, es divina, agua que has de beber.

 

Valentía es armonía y aunque te impulsa a luchar

al miedo se ha de ganar, libertad es la melodía.

 

Salta ya y sé valiente, salte ya de la prisión

libera a tu corazón, hazlo hoy, de ti depende.

 

Yaneli Morales.

 

REFLEXIONAR

LUCHA

POESÍA

ERA NOCHE DE SAN JUAN.

Era noche de San Juan e iba contando el poeta

yo no lloro por su muerte, lloro porque no está cerca.

 

Aunque la llevo en mi mente y aquí, en mi corazón

ya no volverá mi amor a decirme, tú no temas.

 

¿Se llenarán mis mañanas?, quedó sin flor mi jardín

quedó la llama apagada y las ganas de vivir.

 

Era noche de San Juan, frente a la playa pensando

¿se puede morir de amor?, por amor él va llorando.

 

No mencionó su belleza pero habló de su ternura

entre palabra y palabra dejaba el alma desnuda.

 

Por lo menos yo la vi, también escuché su canto

no deja de amar el alma cuando se ha querido tanto.

 

Y rechazaba el alcohol, no quiere olvidar sus penas

gritaba a los cuatro vientos, ¡he de sufrir mi condena!.

 

Era noche de San Juan, el mar bebía su llanto

no le hemos vuelto a ver , el mar aún sigue llorando.

 

Yaneli Morales.