Anuncios
GRANDES PENSADORES, REFLEXIONAR

LAS ENSEÑANZAS DE GANDHI

Un día el profesor estaba almorzando en el comedor de la universidad y Ghandi venía con su bandeja y se sentó a su lado…

El profesor, muy altanero, le dice: “¡Estudiante Gandhi, Ud. no entiende!
Un puerco y un pájaro no se sientan a comer juntos”. A lo que Gandhi le contestó: “Esté usted tranquilo, profesor, yo me voy volando”, y se cambió de mesa… El profesor se puso verde de rabia, porque entendió que el estudiante le había llamado puerco, decidió vengarse con el próximo examen…

Pero el alumno Gandhi respondió con brillantez a todas las preguntas del examen… Entonces el profesor le hizo la siguiente interpelación: “Gandhi, si Ud. va caminando por la calle y se encuentra con dos bolsas y dentro de ellas están la sabiduría y mucho dinero, ¿cuál de las dos se lleva?”. Gandhi responde sin titubear: “¡Claro que el dinero, profesor!”. El profesor sonriendo le dice: “Yo, en su lugar, hubiera agarrado la sabiduría, ¿no le parece?”… Gandhi responde: “Cada uno toma lo que NO tiene profesor”.

El profesor , histérico ya, escribe en la hoja del examen “IDIOTA” y se la devuelve al joven Gandhi. Éste toma la hoja y se sienta… Al cabo de unos minutos se dirige al profesor y le dice: “Profesor , usted me ha firmado la hoja, pero no me puso la nota…”.

A veces la gente intenta dañarnos con ofensas que ni siquiera nos hemos ganado. Pero sólo nos daña el que puede y no el que quiere. Si permites que una ofensa te dañe, te dañará. Pero si no lo permites, la ofensa volverá al lugar de donde salió.

Anuncios
GRANDES PENSADORES, REFLEXIONAR

ENSEÑANZAS DE GANDHI

 

Un día el profesor estaba almorzando en el comedor de la universidad y Ghandi venía con su bandeja y se sentó a su lado…

El profesor, muy altanero, le dice: “¡Estudiante Gandhi, Ud. no entiende!
Un puerco y un pájaro no se sientan a comer juntos”. A lo que Gandhi le contestó: “Esté usted tranquilo, profesor, yo me voy volando”, y se cambió de mesa… El profesor se puso verde de rabia, porque entendió que el estudiante le había llamado puerco, decidió vengarse con el próximo examen…

Pero el alumno Gandhi respondió con brillantez a todas las preguntas del examen… Entonces el profesor le hizo la siguiente interpelación: “Gandhi, si Ud. va caminando por la calle y se encuentra con dos bolsas y dentro de ellas están la sabiduría y mucho dinero, ¿cuál de las dos se lleva?”. Gandhi responde sin titubear: “¡Claro que el dinero, profesor!”. El profesor sonriendo le dice: “Yo, en su lugar, hubiera agarrado la sabiduría, ¿no le parece?”… Gandhi responde: “Cada uno toma lo que NO tiene profesor”.

El profesor , histérico ya, escribe en la hoja del examen “IDIOTA” y se la devuelve al joven Gandhi. Éste toma la hoja y se sienta… Al cabo de unos minutos se dirige al profesor y le dice: “Profesor , usted me ha firmado la hoja, pero no me puso la nota…”.

A veces la gente intenta dañarnos con ofensas que ni siquiera nos hemos ganado. Pero sólo nos daña el que puede y no el que quiere. Si permites que una ofensa te dañe, te dañará. Pero si no lo permites, la ofensa volverá al lugar de donde salió.

No se ha comprobado la veracidad de la historia pero la enseñanza es lo importante.

POESÍA

NO NECESITO CORONA

Hoy me toca presumir,
lo mucho que ya he vivido,
un poco si que he sufrido
pero guardo lo aprendido.

 

Me quedo con las sonrisas,
que un día me brindó el mar,
y aunque yo necia en llorar,
el me enseñaba el camino.

 

Después me acarició la luna,
deja atrás todo lamento,
susurraba como el viento….
como tú, no hay ninguna.

 

A lo lejos, una laguna,
me gritaba, ¡mira el mar!,
lo salado de sus aguas,
es para poder flotar.

 

Una energía encendía,
lo que yo daba por muerto,
era mi amigo el sol,
que alumbraba mis adentros.

 

Así comenzó la historia,
de lo que presumo ahora,
soy feliz conmigo misma,
no necesito corona.

 

Yaneli Morales.

www.yanelimorales.com

 

REFLEXIONAR

EL PODER DEL SILENCIO.

Cuando era joven , exactamente adolescente, no entendía por qué las personas tenían que hablar y al mismo tiempo ofenderse. Por qué las personas disfrutan verte llorar y verte enfadada.

Hoy de adulta entiendo que no importa lo que las personas quieren, es que le damos el poder cuando lloramos y cuando nos enfadamos, y más aún, si caemos en el juego de responder de la misma manera.

No se puede tener el control absoluto de cada situación en esta vida pero si debemos tener el control sobre nosotros mismos. Al final quien no es feliz intentará arrastrarte a lo más bajo, que es exactamente, perder el control.

Aunque callar no es fácil, es la mejor respuesta y la que más hiere.

La indiferencia es un arma super poderosa, es cuestión de ejercitarse y aprenderla a utilizar. Eternamente agradecida con aquel amigo que un día me enseñó, mata con el silencio, desarma con acciones.

 

No te pierdas detrás de una persona que ha decidido andar perdido.

 

Yaneli Morales .

 

REFLEXIONAR

LA VERDAD QUE NO QUIERES LEER.

A veces es tan simple que se nos hace extremadamente complicado. Se debe a que tu mente está con telarañas, entonces quedas atrapado y no puedes encontrar la salida.

Uno de los primeros síntomas de la falta de amor es sentir todo nublado. El primer lugar donde atacar será privarte de amigos y familiares, luego irán golpeando tu autoestima privando tus gustos, tu manera de vestir. No perderán ni un segundo para recordarte lo poco que vales y por último te desarman económicamente. Una vez alcanzado el objetivo te reducirán a nada.

Es el momento exacto donde se deja de pensar y los días comienzan a ser grises y las tormentas, no cesan.

Pero se justifica en nombre del amor.

¿ Amor?.

El amor es un sentimiento único pero además es puro. Quien te ama, ama verte volar, crecer, disfrutar. El amor no priva, entrega.

Si ahora mismo te sientes preso por un amor, es hora de limpiar las telarañas. Requiere valentía, una alta dosis de valentía, pero tristemente estás tan enfermo como tu maltratador.

Ya lo dijo un sabio, el amor de tu vida, jamás, jamás te provocará, la más mínima herida.

Esta es la verdad que probablemente no quieras leer, porque aún, reducido a la nada, sabes que mereces ser feliz, sabes que mereces amor.

Yaneli Morales.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas