Anuncios

Escogió a la de los ojos bonitos y el corazón de piedra. Pero es que cada vez que ella lo miraba, su corazón se aceleraba y toda la tristeza dejaba de arder.
En cosas del amor, la mente deja de ser poderosa. Al menos, eso dicen.

Yaneli Morales.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas