De Cenicienta a Influencer.

De Cenicienta a Influencer

En exclusiva, mi primer libro. Muy pronto a la venta en todos los formatos. Una historia de superación llena de vida. Una historia que te hará darte cuenta que en esta vida no hay ni castigo ni mala suerte. Todo es un cúmulo de experiencias que harán que poco a poco vayas encontrando tu camino. Ese camino que siempre estuvo trazado pero del que nos empeñamos en cambiar.

” Sólo cuando la motivación apague tus miedos, sólo entonces, podrás empezar a escribir tu destino”

 

Yaneli Morales

Anuncios

LA RESPUESTA CORRECTA

Capítulo 3.

Teresa era una persona risueña, envidiablemente afable y con muchas ganas de vivir; había tenido una infancia muy enfermiza, de médico en médico, y entonces, las ganas de vivir le podían. Era la menor de tres hermanos y la única princesa. No fue consentida debido a su enfermedad, fue gratificada por ese salero que le acompañaba como regalo de Dios. No le temblaba la voz para decirle algunas verdades a aquellas amigas falsas de su madre y a las pocas amigas que había logrado conservar de una juventud marcada por falta de esperanzas.

A veces caía en la trampa de lo afable y fue por eso que cedió a conocer a Abel. Tenía diecisiete años cuando se enredó en aquella odisea. Su círculo se estaba preocupando porque iba a alcanzar la mayoría de edad y aún no había tenido aquel primer novio. Ese que se supone que será el amor de tu vida, el que te dará el primer beso y hará saltar mariposas y las mariposas se convertirán en alas que te conducen hasta el altar.

Abel era el hijo del director de una de las sucursales de uno de los bancos del pueblo; ni siquiera había nacido en el pueblo, es de vital importancia que tu primer amor sea de buena familia, de otra manera, tu reputación; o la de tu familia, quedará manchada.

Con sus 1.82 metros de estatura, ojos verdes y piel morena se creía algo así como una de las tantas maravillas del planeta; hasta que abría la boca y empezaba a dar sus discursos, todo funcionaba con normalidad y porque negarlo, guapo es, inteligente no. Tampoco se merece mucha narrativa alguien que aspira a ser lo que ni tan siquiera sabe que es.

Teresa y Abel perdieron dos años de sus vidas jugando a ser novios, Abel se graduó de Arquitecto en la Universidad Autónoma de Madrid, se marchó a Amsterdam y nunca más se supo de él. Hasta el día de hoy Teresa no ha encontrado el amor de su vida pero no le ha hecho falta porque aprendió a tener orgasmos sin necesidad de sentir mariposas y eso, le funciona muy bien.

YANELI MORALES………..CONTINUARÁ

www.yanelimorales.com

LA RESPUESTA CORRECTA.

Capítulo 2.

A sus 23 años ya había sufrido por amor, ya conocía el fracaso, el acoso, la infidelidad y la desilusión de vivir en un mundo donde ser mujer, no es una limitación pero sí una expectativa.

Creció en el seno de una familia trabajadora y admirada. Su padre era el administrador del Restaurante de la familia. El restaurante está enclavado en una zona céntrica, muy cerca de la Iglesia del pueblo y en pleno paso de la vía que los turistas toman lo mismo para ir a la playa, que para desplazarse a la zona comercial. Su madre era algo así como una Primera Dama, todas las mujeres querían pertenecer a su círculo de amigas y no había evento en el que no se contara con su aprobación; cuando se te ha dotado de un gusto exquisito, todos quieren estar a tu vera.

Un matrimonio de 25 años aparentemente muy feliz era aquel , Miguel y Carmen habían batallado contra viento y marea para mantener a flote un barco que hace mucho tiempo había de haber naufragado, pero la sociedad, hay cosas que castiga con el rechazo y es mejor llorar en silencio y seguir viviendo; viviendo no es la palabra correcta cuando la almohada sólo te sirve de consuelo, seguir respirando el mismo aire cuando en realidad quieres huir.

Nerja es un pueblo tranquilo, apenas pasa nada pero pasa todo. Su gente es muy coloquial y sus fiestas, su gente y sus comidas, invitan, a que pases de ser un turista más, a ser un habitante de aquella quietud con jaleo. Una vez que te acostumbras a sus calles empinadas, aquella vista al mar y a las montañas, se hace necesario.

A sus 23 años también había aprendido que para luchar con gigantes, tienes que convertirte en uno. Es por eso que había decidido irse a Granada a estudiar la carrera de leyes. Aunque no sentía aquella vocación, la que te hace que te brillen los ojos, era la puerta que derrumbaría las puertas, porque hay caminos que ya están hechos, otros hay que construirlos.

YANELI MORALES…….CONTINUARÁ

www.yanelimorales.com