POESIA

PROPIA CONDENA.

Para los que aprendimos

a no llorar y a reír

a la vida siempre

dolerán más

las historias ajenas.

Aunque a veces

sólo sean eso

historias y ajenas

siempre dará pena.

Cuando lloro

por impotencia

recuerdo que tus lágrimas

son de miseria.

En lágrimas encuentras

tu destino

propia condena.


Yaneli Morales. 

Deja un comentario