REFLEXIONAR

ESPONJA

Seguramente nadie recuerda esos primeros días, esos en que éramos esponja.Esos días en que nuestros padres nos sonreían y nosotros por puro reflejo respondíamos con una gran sonrisa y entonces nuestros padres gritaban de emoción y nosotros como regalo a la algarabía,otorgábamos la más sonora de las carcajadas. Seguramente nadie recuerda pero se llama alegría y es el motivo de vivir.

Yaneli Morales.

Deja un comentario