DE LAS ALEGRES DEL BARRIO.

De las alegres del barrio

era la más señorial,

cargaba en su historial

unos cuantos millonarios.

 

No agachaba la cabeza

decía, en esta vida

ni se presta, ni se fía,

que paguen por mi belleza.

 

De lo malo bien se aprende;

si no se aprende mal mueres,

la dicha es que si tú quieres

el mundo puedes cambiar.

 

Caminando va Mercedes

con su hijo y su marido,

aprendió a formar un nido

ahora es más bella que antes.

 

Yaneli Morales.

Anuncios

Deja un comentario