SÓLO EL TIEMPO.

 

Tiene la mirada limpia, cristalina,

una sonrisa indomable, sublime,

pero las alas marchitas, atadas,

a un pasado que no deja ir.

 

Se le ve venir como a la luna,

envuelta en soledad, divina,

cantando el llanto, otra noche,

otra noche y tú no estás.

 

Le acompañan las estrellas,

rechaza el brillo, ¡insolentes!,

respeten mi duelo, duele,

sola, otra vez vuelve a llorar.

 

No siente temor, ni rencor, ni odio

ni inquina, es quebranto de amor,

es una pena rasgando el alma,

sólo el tiempo, volverá a dar vida.

 

Yaneli Morales.

Anuncios

Deja un comentario