Anuncios

Me gustan los detalles que se susurran al oído, que terminan erizando la piel y que en la intimidad se convierten en interminables orgasmos. Me gustan esos detalles que traspasan la mirada y que detectan como hueles desde adentro.

La piel se maquilla y se perfuma pero el alma, el alma es insaciable. El alma tiene la capacidad de soportar veneno y miel, amor y destierro, risas y llantos, estrellas fugaces y eternos letargos. Por eso me quedo con esos detalles que la alimentan, con esos silencios que lo dicen todo, con esas copas de vino que hablan tanto. Me gustan los detalles que tatúan la mente y no el cuerpo, con esos que no hacen falta mostrar pero de manera, quizás hasta indecorosa, no se pueden olvidar.



Yaneli Morales

www.yanelimorales.com

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas