Anuncios

Los problemas de autoestima, desafortunadamente, suelen ser silenciosos y es como veneno que se toma de a poquito. Es como la vista, que se va perdiendo, de a poco. Cuando logramos darnos cuenta, es debido a fatigas, dolores de cabeza o sencillamente, porque tenemos que forzar tanto la vista, que causa un severo malestar. De igual manera es la ausencia de amor propio, se va perdiendo de a poco.

 

 

Nos dejamos ganar una y otra partida, no ponemos los pares necesarios y cuando queremos tomar aire, una y otra vez nos hacen agachar la cabeza.

Nos perdemos en ese juego de volver a intentarlo porque todo cambiará. En ese mismo juego, nos quedamos sin vista, sin aire, sin fuerzas. Es tanto el veneno que hemos ingerido, que ya todo hasta parece normal. Vendrán las justificaciones y las preguntas. Repites y repites que tú tienes la culpa, al mismo tiempo preguntas, ¿ qué mal he hecho yo en esta vida?.

Sólo te recuerdo que no has hecho ningún mal, sólo has tomado decisiones equivocadas. No sigas permitiendo que te hundan la cabeza. Limpia todo el veneno, toma aire, y disfruta de los colores de la Vida.

Aún estás a tiempo de recuperar, lo que nunca debiste haber perdido.

 

Yaneli Morales.

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas