Anuncios

Puede parecer difícil pero no lo es. Con quitarnos el mal hábito de maldecir daremos un gran paso de avance. Ten presente que las palabras son corazones latiendo o puñales que hieren profundamente. Aún cuando saques el puñal, quedará la herida para recordarnos una y otra vez lo sucedido. Y nunca más volverá a su estado original. Las palabras tienen poder, usadas correctamente, todo puede ser diferente, para ti y para quienes te rodean. Un buen ejercicio es respirar y callar.

Yaneli Morales©
YANELIMORALES.COM
Octubre 21/2018

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas