Anuncios

Presto a saborear la noche; con su olor a infinito y su oscuridad intensa, escuchó una voz…no la sufras, ya duerme plácidamente en mis brazos. Entre suspiros y sin derramar ni una lágrima, respondió. No la sufro, la amo. La voz se alejó, el padece de insomnio.

Yaneli Morales

YANELIMORALES.COM

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas