EL DOLOR DE UNA MARIPOSA.

Jugando a ser poeta,

descubrí el dolor

de una mariposa.

¡ Yo con alas!,

y tú, sin poder volar.

Llora tus miedos,

tus miedos la paralizan.

Pero la mariposa sigue,

quien ha nacido para volar,

no se detiene.

 

Yaneli Morales.

Anuncios

Deja un comentario