Entre las balas, las guerras.

Recuérdame ser feliz,

en la lluvia, en la tormenta,

bajo un cielo estrellado,

entre las balas, las guerras.

 

Cuando me hiera la espina,

cuando me pueda el dolor,

recuérdame, es el amor,

lo que limpia la conciencia.

 

Recuérdame, qué tanto odio,

hoy aún habita en mí,

para llorar a raudales,

cerrar heridas abiertas.

 

No quiero un alma impoluta,

quiero cargar mis verdades,

que no me pesen mis triunfos,

que no pesen mis desmanes.

 

Recuérdame, no quiero sola,

cargar con tanto veneno,

para ti será mi amor,

amarte es lo que más quiero.

 

Yaneli Morales.

 

Anuncios

Deja un comentario