Anuncios

Acariciando sables
besando las tormentas
haciéndole el amor,
a la locura de estar vivos.
Seduciendo a la lluvia
para que cese de mojar,
a las lágrimas que llevan,
dolor y desesperación.
Cabizbaja, deseosa
de encontrar la salida.
Cuando la entrada
no te convence,
la salida se hace imperativa.
Otra vez, aquí de pie,
acariciando sables,
abrazada a la tormenta,
haciéndole el amor,
a la locura de estar vivos.

 

Yaneli Morales

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas