Anuncios

Moriría en sus brazos
cuando me pide disculpas
con un abrazo.

Cuando tímidamente
se funde con mi cuerpo
y encuentra el calor,
ese que un día decidió,
que era el que necesitaba
para vivir.

Y moriría a gusto,
sabiendo que quien ama,
no puede renunciar
al ser amado.

 

Yaneli Morales
yanelimorales.com

 

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas