Tenía que conseguirlo.

Sólo sabía una cosa.
Tenía que conseguirlo.
Y en el medio del campo de batalla, hubo heridos, me incluyo. Mas no me detuve a ver la sangre correr. Con mis harapos me hice unas vendas, abrí los ojos y continué mi camino.
Dicen que en el amor como en la guerra todo vale. Hoy entiendo por qué. Al final se trata de ti, aún cuando suene egoísta. Porque igual te juzgarán hagas lo que hagas. Porque igual nunca se conformarán con lo que das. Porque es tu vida y es tu obligación vivirla.
Si pudo haber sido de una mejor manera, no lo sé. La selva es del más fuerte. Yo gracias a ello, hoy soy esa. La guerrera que supo mirar hacia adelante.

Yaneli Morales

Anuncios

Deja un comentario