El espejo.

 

Mi intención no era entenderte, mi intención era que tú vieras en el espejo a la misma mujer que podía ver yo. El espejo no engaña, tú te engañas. No es posible que yo vea a una mujer valiente, capaz de todo y tú veas y te sientas nada. Y sé como sucedió pero no es productivo buscar culpables, una vez hallado el culpable, parece, que el problema terminó. Puede que el problema termine pero yo sigo viendo a una mujer en el espejo que tú no ves, quizás porque soy mujer, no, porque lo has demostrado. Mas te han hundido tanto la cabeza que no te dejan ver lo que vales y siendo sincera, creo que te puede la comodidad, que yo le llamo miedo. El sol quema, ya sabemos, pero vivir en la oscuridad es una muerte lenta y dolorosa. Me queda la satisfacción de que al menos lo intenté aquel día en que hubiera dado lo que no tengo por tener un espejo mágico. Me queda la espina, de que no lo logré. La magia está en ti, y esa ningún espejo, podrá hacer que nos deslumbre, si tú no lo decides.

Yaneli Morales
YANELIMORALES.COM

Anuncios

Deja un comentario