Reflexiones

Quizás vuelva

Despido a la niña que no me deja crecer, la abrazo, le imploro que me deje soñar sin hambre de nada, pero sin remordimientos.

Se aferra y su mirada me conmueve, sus lágrimas me hacen padecer, su corta bata blanca y sus moños me sumergen en un estado de paz mas el apego me devuelve a la realidad.

Ya no quiero cargar con ese pasado. Deseo plantar mis propias semillas y hacer florecer mi jardín. Anhelo ser quien rompe el ciclo y crea abundancia ilimitada.

Otra vez me da la mano y en su inocencia se rehúsa al cambio. ¡No es fácil, no lo es!; exclamo.

Pero soy una adulta responsable y me exijo ser mi prioridad. Me exijo y me doy la venia de poner en mi mochila solo lo que necesito. Solo lo que necesito para ayudarme a mí misma y a los que me necesitan.

Quizás vuelva a verte pero prometo que será para regalarte un hermoso vestido azul. Tan azul como el cielo que me espera para que abra mis alas y olvide los límites.

Hasta luego princesa. Esta guerrera tiene que librar muchas batallas,y una de ellas, es aprender a vivir sin ti.

Yaneli Morales
#despertandoalmasdormidas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s