Celebrando 70 000 seguidores en las redes sociales.

Celebrando 70 000 seguidores en las redes sociales y hoy quiero contarles….

Cuando abrí mi página en Facebook De Amor No Se Ha Muerto Nadie y empecé a escribir yo trabajaba en el sector de la limpieza, y no tiene nada de malo limpiar pero yo me sentía muy frustada porque yo sabía que tenía mucho para dar. Todas esas experiencias acumuladas yo tenía que contarlas de alguna manera. No sabía editar; aún no sé, ni sabía hacer videos, no tenía ni idea pero no hay peor gestión que la que no se hace. Empezó la página a crecer y entonces después de largas noches; porque vivo en Estados Unidos y casi toda la información de redes sociales está en Inglés, descubrí WordPress. Me hice yo sola mi blog, hice link con todas mis redes sociales y también el blog fue creciendo. Todo esto de manera autodidacta porque mis ganas no tienen excusas. A menos de dos años ya casi saldrá a luz mi primer libro.

Precisamente se titula De Cenicienta A Influencer porque la señorita de la limpieza no se quedó de brazos cruzados con la frustración a cuestas y encontró el camino para hacerse escuchar. Era todo lo que necesitaba. Un camino que le permitiera educar y enseñar.

Gracias a todos mis seguidores. Gracias porque me hacen sentir especial y porque el reto de hacerse una influencer a través de poesía y reflexiones, sin enseñar lo que todos quieren ver, era cosa difícil.

Pero ahí vamos, intentándolo.

 

Gracias.

 

Yaneli Morales

YANELIMORALES.COM

CELEBRANDO

 

Anuncios

De Cenicienta a Influencer.

De Cenicienta a Influencer

En exclusiva, mi primer libro. Muy pronto a la venta en todos los formatos. Una historia de superación llena de vida. Una historia que te hará darte cuenta que en esta vida no hay ni castigo ni mala suerte. Todo es un cúmulo de experiencias que harán que poco a poco vayas encontrando tu camino. Ese camino que siempre estuvo trazado pero del que nos empeñamos en cambiar.

” Sólo cuando la motivación apague tus miedos, sólo entonces, podrás empezar a escribir tu destino”

 

Yaneli Morales

Si un huevo no rompe, no nace un pollito.

Ayer me explicaron algo interesante y lo voy a explicar como yo lo entendí. Si un huevo no rompe, no nace un pollito. Si no nos rompemos, no entra la luz. Quiere decir que cuando nacemos somos seres de luz pero oscuros y vacíos por dentro. No poseemos conocimiento alguno. Esos regaños de mamá y papá, esas caídas que se van traduciendo en lágrimas y pequeñas heridas, son las que permiten que entren de una en una las lecciones que luego servirán para afrontar una vida de adultos. Es por eso que debes agradecer cada pequeño corte. Por ese corte ha entrado la sabiduría que vas acumulando con el pasar de los años para alcanzar una vida plena. No es castigo, ni es maldición. Es sabiduría acumulada. Pero esas heridas cicatrizan y es entonces cuando ese conocimiento debe ser compartido. Porque si se queda dentro, muere.
Aprender a escuchar también es importante.

Yaneli Morales

Nelson Mandela en nuestros corazones.

En su centenario no nos queda otra que mantenerlo vivo, en la memoria y con nuestras acciones. Ya sabemos que hablar bonito, es un arte, pero actuar bonito, es un hecho. Ese es el legado. A pesar de todas las viscisitudes, los tropiezos, lo amargo que le pudo tocar vivir, a pesar de todo, no se dio por vencido. Y hay un mundo que lo ama, y si hay detractores, tienen que agachar la cabeza ante tanto coraje e inteligencia. Y es que siempre, al final uno es el que decide, que colores de la vida, se quiere llevar. La libertad se lleva en el alma.

 

Yaneli Morales.

No he perdido nada.


¿Qué he perdido?,
si estoy viva,
todo ha sido lección,
camino recorrido,
luces brillando,
en la oscuridad.
Por un tiempo,
preferí mirar,
la oscuridad,
hoy entiendo,
que ni oscuridad,
ni brillo,
no debes perderte,
porque no hay
mala suerte,
ni sombras.
Hay una escalera;
muy alta,
que debes decidirte,
a escalar,
sin saltarte, peldaños.
¿ Qué he perdido?,
amores sin amor,
pozos vacíos,
ríos sin causes,
botellas sin vino,
lágrimas silentes,
espejos sin mi rostro,
eco sin sonido.
Hoy me pongo a pensar,
que no he perdido nada,
porque me tengo entera,
porque tengo la palabra,
mi dulce poesía,
aún poseo, la balanza.
No me he perdido yo,
y con eso me basta.

Yaneli Morales.