No es convertirte, es ser.

No tienes que convertirte, tienes que ser.
Pero para lograr ser tienes que encontrar tu esencia. Tu esencia, al igual que tu ADN, es única. No tienes que buscar ni en los grandes océanos, ni en la cima de una montaña, no tienes. Tu esencia es tu ser, tu andar, tu sentir, tu esencia es el regalo de Dios. No hay otro camino, es encontrarse y comenzar a andar y nadie puede ayudarte. Dependes de ti, sólo de ti. Asusta?, si. Créeme que enfrentarse a lo imperfecto que somos es aterrador. Pero es la cuerda floja en la que hay bailar, la que nos obligan a cruzar. Si fuera fácil, ya sabes. Mírate por dentro, ahí está. No te conviertas, ya estás hecho. Es sólo ser.

 

Yaneli Morales

Anuncios

A veces el amor no basta.

A veces crees que es más importante lo que haces que lo que dices. A veces crees que al gesto le sobran las palabras mas nos hemos acostumbrado a escuchar dulces mentiras cargadas de falsas acciones y entonces, ya es hasta difícil distinguir. Yo igual creo que a un beso con los ojos cerrados le sobra un te amo y a un abrazo con el alma le sobra un te querré por siempre. Si no puedes leerme, no mereces mis palabras. También puedes hacerme el amor y demostrarme con gemidos que estoy equivocada. Pero tristemente sé que los orgasmos se pueden fingir, el amor no.

 

Yaneli Morales

He aprendido a escribir para no tener que callar.

He aprendido a mantener la calma en la tormenta, a respirar y a no buscar culpables. He aprendido a remar al paso, si te apuras, no disfrutas, no te detienes a mirar, ni a saborear cada triunfo, que por diminuto que sea, te va acercando a lo deseado. He aprendido porque no se puede fingir que nunca ha pasado nada. Ha pasado y si no se aprende, se sigue fracasando, una y otra vez. Y no tiene nada de malo fracasar, pero cometer los mismos errores, eso si, es casi imperdonable. He aprendido a escribir para no tener que callar. Porque callar merece la pena, cuando ni siquiera escribiendo soluciona. He aprendido menos de lo que quisiera, pero mas de lo que dia cualquiera, hubiera imaginado.

Yaneli Morales

Nelson Mandela en nuestros corazones.

En su centenario no nos queda otra que mantenerlo vivo, en la memoria y con nuestras acciones. Ya sabemos que hablar bonito, es un arte, pero actuar bonito, es un hecho. Ese es el legado. A pesar de todas las viscisitudes, los tropiezos, lo amargo que le pudo tocar vivir, a pesar de todo, no se dio por vencido. Y hay un mundo que lo ama, y si hay detractores, tienen que agachar la cabeza ante tanto coraje e inteligencia. Y es que siempre, al final uno es el que decide, que colores de la vida, se quiere llevar. La libertad se lleva en el alma.

 

Yaneli Morales.

La Autoestima

Los problemas de autoestima, desafortunadamente, suelen ser silenciosos y es como veneno que se toma de a poquito. Es como la vista, que se va perdiendo, de a poco. Cuando logramos darnos cuenta, es debido a fatigas, dolores de cabeza o sencillamente, porque tenemos que forzar tanto la vista, que causa un severo malestar. De igual manera es la ausencia de amor propio, se va perdiendo de a poco.

 

 

Nos dejamos ganar una y otra partida, no ponemos los pares necesarios y cuando queremos tomar aire, una y otra vez nos hacen agachar la cabeza.

Nos perdemos en ese juego de volver a intentarlo porque todo cambiará. En ese mismo juego, nos quedamos sin vista, sin aire, sin fuerzas. Es tanto el veneno que hemos ingerido, que ya todo hasta parece normal. Vendrán las justificaciones y las preguntas. Repites y repites que tú tienes la culpa, al mismo tiempo preguntas, ¿ qué mal he hecho yo en esta vida?.

Sólo te recuerdo que no has hecho ningún mal, sólo has tomado decisiones equivocadas. No sigas permitiendo que te hundan la cabeza. Limpia todo el veneno, toma aire, y disfruta de los colores de la Vida.

Aún estás a tiempo de recuperar, lo que nunca debiste haber perdido.

 

Yaneli Morales.