El Amor de la Golondrina.

Tan joven, nadando entre la esperanza, de que algún día, el amor venga a rescatarla. Tanta inocencia se pierde con el Sol, entre el mar y la montaña. Se vuelve mujer, una y otra vez pidiéndole a la Luna que cuide de ella. Pero no llega ese amor con el que sueña. Aún así, sigue intentando no arrastrarse ante una soledad, que dicen, que duele, que marchita. Regresa otra vez el día, el amor sigue siendo su mejor vestido. No se pinta los labios por miedo al que dirán, su cabello suelto; como seda, baila, no se atreve a gritar, podría espantarle. Pero no llega y siente que algo no anda bien. Entonces como por arte de magia, pasa una golondrina. La invita a quererse, a abandonar aquel inhóspito lugar, la invita a encontrarse, a dejar de temer, y a no pedirle nada más al grisáceo cielo. Sin entender palabra, hace caso. Empieza a caminar lentamente, no piensa en absolutamente nada; de cualquier modo sólo había estado esperando, sigue caminando lentamente, su sombra le empieza a pesar, pero su corazón se agita. Entonces corre, pero sin desesperación alguna, ¡ Ha alcanzado la libertad !. No se reconoce ya frente al espejo y se pregunta, ¿ por qué tengo que esperar? Entonces entendió, que el amor, eran las palabras de la golondrina.

 

EL AMOR SIEMPRE, TE DARÁ LA LIBERTAD.

Yaneli Morales.

Anuncios

No he perdido nada.


¿Qué he perdido?,
si estoy viva,
todo ha sido lección,
camino recorrido,
luces brillando,
en la oscuridad.
Por un tiempo,
preferí mirar,
la oscuridad,
hoy entiendo,
que ni oscuridad,
ni brillo,
no debes perderte,
porque no hay
mala suerte,
ni sombras.
Hay una escalera;
muy alta,
que debes decidirte,
a escalar,
sin saltarte, peldaños.
¿ Qué he perdido?,
amores sin amor,
pozos vacíos,
ríos sin causes,
botellas sin vino,
lágrimas silentes,
espejos sin mi rostro,
eco sin sonido.
Hoy me pongo a pensar,
que no he perdido nada,
porque me tengo entera,
porque tengo la palabra,
mi dulce poesía,
aún poseo, la balanza.
No me he perdido yo,
y con eso me basta.

Yaneli Morales.

El verso.


El verso me hace feliz
porque el verso es elocuente,
hace reír a la gente,
también los hace pensar,
no es fácil de trabajar,
suele ser muy exigente.

El verso a mí me da vida,
es el regalo de Dios,
ese que un día me dio,
para que yo no callara,
de versos cargo mis alas,
con versos me cargo yo.

El verso me convierte en alma,
palpitando de emoción,
me hace cortas las mañanas,
me transporta a las montañas,
me hace hablarle a las abejas,
es la miel, es mi sazón.

El verso me conduce lejos,
donde cantan los laureles,
donde la abuela se mece,
donde el campesino suda,
el verso de mí no duda,
son riendas de una canción.

El verso es la inspiración,
que hace que viva la vida,
saboreando cada rima,
deleitandome en su aroma,
el verso hoy me distingue,
como poeta y señora.

Yaneli Morales.

Vive tu vida a tu manera.

 

En el año 1999, muchas personas no entendían, como yo, con una cámara de rollos, gastaba el carrete, haciéndome fotografías a mí misma, o sea, selfies. Algunas quedaban mejores que otras pero no era una payasada, es que yo sólo pensaba, ¿ y el día que viaje sola, o solamente mi cámara y yo, ¿ no va a quedar constancia de que estuve?.Ese era mi pensamiento. Lo que quiero decirles con esto, es que no siempre hay que nadar a favor de la corriente. Hagas lo que hagas, siempre te van a criticar. Hoy en día el selfie es parte cotidiana de nuestros días y queda; a través de esta foto, en mi memoria, que estuve en el Puente de Cumanayagua. También recuerdo que Bailé y que hacía un calor insoportable. Ánimos, vive tu vida a tu manera. Que nadie te robe, tu pedacito de cielo.

#tbtthursday #tbt #yanelimorales #leccionesdevida

 

Yaneli Morales