Cuando una mentira te hace feliz.

No se trata de si te miente o si le crees. Se trata de que esas mentiras te hagan feliz.
Porque si esas mentiras no te hacen una persona completamente especial, creerlas ya no merece la pena. Y lo que no merece la pena, da lo mismo si es verdad o mentira. Porque lo que no puedes es ser consciente de una situación no favorable para ti y aún así seguir sufriendo. Porque quien te quiere, aún siendo mentira, no te hará nunca sufrir. No se trata de si te miente o si le crees. Se trata de que mereces ser feliz.

Yaneli Morales
yanelimorales.com
De Amor No Se Ha Muerto Nadie
P.D….Una mentira no se sostiene por mucho tiempo, pero si te provoca felicidad y no dolor, vale la pena vivirla.

Anuncios

HUBIERA SIDO UNA OSADÍA.

Y me dejaba morir
en el más oscuro silencio
sin que llegase la despedida.
Es cruel aferrarse
a lo que ya no se tiene.
Te llenas de recuerdos,
de historias de amor,
de aquella película
con la que no podías
dejar de llorar.
Entonces lloras
y te vuelves a vaciar
pero sabes que estás viva
porque duele.
Duele y desgarrra,
te seca, te lastima.
Por qué esperar la despedida?
te preguntas,
no hay que esperar por el adiós.
Decir adiós hubiera sido,
una osadía.

 

Yaneli Morales

El Amor de la Golondrina.

Tan joven, nadando entre la esperanza, de que algún día, el amor venga a rescatarla. Tanta inocencia se pierde con el Sol, entre el mar y la montaña. Se vuelve mujer, una y otra vez pidiéndole a la Luna que cuide de ella. Pero no llega ese amor con el que sueña. Aún así, sigue intentando no arrastrarse ante una soledad, que dicen, que duele, que marchita. Regresa otra vez el día, el amor sigue siendo su mejor vestido. No se pinta los labios por miedo al que dirán, su cabello suelto; como seda, baila, no se atreve a gritar, podría espantarle. Pero no llega y siente que algo no anda bien. Entonces como por arte de magia, pasa una golondrina. La invita a quererse, a abandonar aquel inhóspito lugar, la invita a encontrarse, a dejar de temer, y a no pedirle nada más al grisáceo cielo. Sin entender palabra, hace caso. Empieza a caminar lentamente, no piensa en absolutamente nada; de cualquier modo sólo había estado esperando, sigue caminando lentamente, su sombra le empieza a pesar, pero su corazón se agita. Entonces corre, pero sin desesperación alguna, ¡ Ha alcanzado la libertad !. No se reconoce ya frente al espejo y se pregunta, ¿ por qué tengo que esperar? Entonces entendió, que el amor, eran las palabras de la golondrina.

 

EL AMOR SIEMPRE, TE DARÁ LA LIBERTAD.

Yaneli Morales.

El amor no falla.

 

Te escribo esta carta en versos,

porque en prosa no consigo,

decirte cuánto te quiero,

lamento haberte perdido.

 

Te he sido infiel, es mi culpa,

aún así no he conocido,

quien me haya querido tanto,

lamento cuánto te he herido.

 

Que ser infiel no es de humanos,

que es falta de amor, lo sé,

igual yo te extrañaré,

por lo que hemos vivido.

 

No me preguntarás por qué,

¿ por qué pequé en otro nido?,

no poseo la respuesta,

quizás lo quiso el destino.

 

Ya no habrán amaneceres,

al menos tú y yo, piel con piel,

el viejo banco del patio,

no verá el sol caer.

 

Aquí desde la distancia,

sola en esta madrugada,

¿cómo uno pierde todo?

por darle gusto a la nada.

 

No puedo evitar pensarte,

ya sé que te he sido infiel,

también sé que no te amo,

pero se vale querer.

 

Suena muy contradictorio,

hasta suena irreal,

mas no paro de pensar,

en todo lo prometido.

 

No creas que fue un castigo,

ni creas en maldición,

a veces con el dolor,

es que se abre el camino.

 

Te escribo esta carta en versos,

a ver si limpio mi alma,

no esperaré tu perdón,

sabes que el amor no falla.

 

Yaneli Morales.