POESÍA

ALGÚN DÍA; NO MUY LEJANO.

Algún día; no muy lejano,

te devolverá tus besos, uno por uno.

Esos besos que algún día;

vestida de una inocencia inoportuna,

creyó que le pertenecían.

Te devolverá los te quiero

y los fantasmas de esas fantasías,

que la hacían levitar;

que tristemente, nunca la hicieron dudar.

Algún día; sin importar cuando,

sin prisas pero consciente,

de que bailando en el llanto,

ahogando la sonrisa,

dejarse llevar por los buenos vientos

será la única manera de liberarse.

De aquellas caricias que todavía hoy,

le recuerdan que algún día, te creyó suyo.

Algún día; no muy lejano,

porque quien merece no pide,

porque quien se va no hace falta.

Ese día, en que querrás volver,

su alma estará limpia,

el corazón ocupado.

Yaneli Morales.

Anuncios
POESÍA

HAY COSAS PEORES QUE LA MUERTE.

Hay cosas peores que la muerte.

Caminar sin sentido, mal herido.

Arrugar lo que te duele, en papel.

No tener nada que decir, ¡va oculto!.

Zarpar en la nave de los miedos.

Quedarse en tierra, sin motivos.

¡Mirar la oruga y verla padecer!.

No querer ver volar a la mariposa.

Hay cosas peores, así lo elegiste.

Entre el frío y el calor, necio eres.

Observar la espina, una y otra vez.

¿Has observado que nacen las rosas?.

Mis espadas, sólo adornan mi pared.

Las tuyas cortan como lengua brava.

Al precipicio carne débil y ensangrentada.

A mi venia, el amor cubierto de brillo.

Ojos que se marchitan con el día.

Noche que me guía a soñar sin prisa.

Hay cosas peores que la muerte.

Ver como acabas con tu triste vida.

 

Yaneli Morales.

POESÍA

ERA NOCHE DE SAN JUAN.

Era noche de San Juan e iba contando el poeta

yo no lloro por su muerte, lloro porque no está cerca.

 

Aunque la llevo en mi mente y aquí, en mi corazón

ya no volverá mi amor a decirme, tú no temas.

 

¿Se llenarán mis mañanas?, quedó sin flor mi jardín

quedó la llama apagada y las ganas de vivir.

 

Era noche de San Juan, frente a la playa pensando

¿se puede morir de amor?, por amor él va llorando.

 

No mencionó su belleza pero habló de su ternura

entre palabra y palabra dejaba el alma desnuda.

 

Por lo menos yo la vi, también escuché su canto

no deja de amar el alma cuando se ha querido tanto.

 

Y rechazaba el alcohol, no quiere olvidar sus penas

gritaba a los cuatro vientos, ¡he de sufrir mi condena!.

 

Era noche de San Juan, el mar bebía su llanto

no le hemos vuelto a ver , el mar aún sigue llorando.

 

Yaneli Morales.

 

POESÍA

PUDO HABER SIDO TAN FÁCIL.

Pudo haber sido tan fácil

un café, una tostada

el calor de la mañana

pudo haber sido y no fue.

 

Porque lo simple no es

regalar una sonrisa

es llenarte con la risa

olvidar tus tempestades.

 

Desahogarte con el viento

decirle sí a las verdades

es beber cada segundo

y no temerle a este mundo.

 

Lo simple es lo que parece

pero por simple carece

yo estuve casi a tus pies

pero ya me levanté.

 

Ahora no te debo nada

quédate con tu mañana

también conserva el café

gracias a Dios desperté.

 

Yaneli Morales.

 

DENUNCIA

GENERACIÓN DEL ZAPATO EN LA CABEZA.

Más allá de las políticas revolucionarias y de unos sistemas ”comunistas” que sólo provocan hambre y desigualdad , a mí me preocupa y mucho, las generaciones con el zapato en la cabeza.

Me preocupa una juventud aún joven que se convertirá en adulta dentro de una absoluta miseria mental y se encontrará aún más perdida.

El daño de las mal llamadas revoluciones no es el daño del presente; que también, es peor.

Costará años limpiar esa mentalidad de lo fácil, de que todo se “resuelve” y poco se trabaja.

¿Cómo se le exhorta a alguien que ha aprendido a mentir a decir la verdad?.

Son semillas en el germinadero de un triste porvenir. Son semillas que no darán frutos. Son semillas con un triste final.

Las mal llamadas revoluciones involucionan en un mundo que necesita urgentemente que se revolucionen las mentes de aquellos que no calzan neuronas.

Es un llamado de atención para la “oposición”.

Aún cuando acaben las mal llamadas revoluciones habrán hecho mucho daño y lloraremos por no haber tenido el valor de detenerlos a tiempo.

Yaneli Morales.