EN SUS BRAZOS.

Moriría en sus brazos
cuando me pide disculpas
con un abrazo.

Cuando tímidamente
se funde con mi cuerpo
y encuentra el calor,
ese que un día decidió,
que era el que necesitaba
para vivir.

Y moriría a gusto,
sabiendo que quien ama,
no puede renunciar
al ser amado.

 

Yaneli Morales
yanelimorales.com

 

 

Anuncios

HUBIERA SIDO UNA OSADÍA.

Y me dejaba morir
en el más oscuro silencio
sin que llegase la despedida.
Es cruel aferrarse
a lo que ya no se tiene.
Te llenas de recuerdos,
de historias de amor,
de aquella película
con la que no podías
dejar de llorar.
Entonces lloras
y te vuelves a vaciar
pero sabes que estás viva
porque duele.
Duele y desgarrra,
te seca, te lastima.
Por qué esperar la despedida?
te preguntas,
no hay que esperar por el adiós.
Decir adiós hubiera sido,
una osadía.

 

Yaneli Morales

Acariciando sables.

Acariciando sables
besando las tormentas
haciéndole el amor,
a la locura de estar vivos.
Seduciendo a la lluvia
para que cese de mojar,
a las lágrimas que llevan,
dolor y desesperación.
Cabizbaja, deseosa
de encontrar la salida.
Cuando la entrada
no te convence,
la salida se hace imperativa.
Otra vez, aquí de pie,
acariciando sables,
abrazada a la tormenta,
haciéndole el amor,
a la locura de estar vivos.

 

Yaneli Morales

Luna

Luna

Me bañaba con su luz
me arropaba con su seda
recordando que estoy sola,
sola, entre las estrellas.

Y dijo, ya no estés triste,
muy bajito, al oído,
yo he de alumbrar tu camino,
el camino que escogiste.

Recuerda, no puedes verme,
pero siempre estoy aquí,
del otro lado del mundo
rezo en silencio por ti.

No dudes pedirle al Sol,
el también es quien me alumbra,
a veces quema muy fuerte,
para evitar la penumbra.

Desde entonces ya no temo,
al Sol y La Luna amo,
todos somos protectores,
protección necesitamos.

Me despojo de los miedos
ante usted Señora Bella,
quien no le teme a lo oscuro,
brillante futuro le espera.

 

Yaneli Morales

Si un lirio no es importante.

Si un lirio no es importante
si la guerra no tiene fin
ha de acabar el poema
que un día yo bien viví.

Si el farol ya nadie mira
si la luna es soledad
¿y la gaviota no vuelve?
necesito a quien culpar.

Si los verdugos están libres
si no encuentro a quien amar
me devolveré a mi mundo
de amor, paz y libertad.

Yaneli Morales