Si un lirio no es importante.

Si un lirio no es importante
si la guerra no tiene fin
ha de acabar el poema
que un día yo bien viví.

Si el farol ya nadie mira
si la luna es soledad
¿y la gaviota no vuelve?
necesito a quien culpar.

Si los verdugos están libres
si no encuentro a quien amar
me devolveré a mi mundo
de amor, paz y libertad.

Yaneli Morales

Anuncios

Tiemblan mis manos.

Tiemblan mis manos, pero no mis ganas,

ni mi aliento, ni mi brío, ni mi luz.

Porque el miedo, a no haberlo intentado,

ese, ese si me deja sin reflejos.

La oportunidad que tengo hoy,

no me garantiza, que regresará mañana.

Entonces yo me garantizo,

que la tomaré hoy; entre mis manos

temblorosas, para no padecerla, mucho

menos, para extrañarla. Tiemblan mis

manos, tengo que recuperar el tiempo,

olvidar la lágrima derramada sin dolor, sólo

cargada de una constante expectativa, que

ni siquiera duele, pero ciega. Ciega la

lágrima seca, la que no da frutos. Tiemblan

mis manos, con tan sólo pensar, que pude

haberte perdido, por cargar con un pasado

enfurecido, que ya no se acuerda de mí, de

lo mucho que le di, ni siquiera, de lo que por

cargarlo a mis espaldas, he perdido. Cuando

vas con miedos, o aprendes a vencerle, o te

devora, lentamente, reduciendo tu existencia

a ser esclavo de lo que te paraliza. Tiemblan

mis manos, de los fuertes aplausos, que me

concedo. Porque lo he conseguido.

Yaneli Morales.

¿ Puede la muerte matarte?

¿Puede la muerte matarte?,

no, si tú antes la aniquilas,

con tu fuerza, con tu andar,

con tus actos y tus besos,

con tus frases, con tus versos,

dejando morir la espina.

Pueden tus huellas vencerla,

es cuestión del día a día,

siembra paz en la tormenta,

siembra con buenas semillas.

No caves tu propia tumba,

aún te queda mucha vida,

colores para mezclar,

también queda la alegría.

Te queda la libertad,

la esperanza, la armonía,

el elegir buenos pasos,

pasos camino a la cima.

¿Puede la muerte matarte?,

no, si tú antes la aniquilas.

 

Yaneli Morales.

Mi caballero.

Huele a lluvia,

huele a madera,

a primavera,

huelen las rosas,

la brisa embriaga,

la vida me ama,

amo a la vida.

Se hace el presente,

me siento fuerte,

no siento miedo,

cuando te quiero,

cuando te abrazo,

mi caballero.

Huele a valiente,

por más que sueño,

con las serpientes,

tú me proteges,

de las heridas,

del vil veneno,

mi caballero.

Lo tengo todo,

porque te tengo,

eres mi hombre,

el que me cuida,

el que sonríe,

por darme vida.

¡Cuánto te quiero!

mi fiel amante,

mi compañero,

mi caballero.

Yaneli Morales.