Etiqueta: meditación

¿ Ves en la oscuridad?

Ver en la oscuridad puede que para algunos no tenga sentido pero es necesario aprender a encontrar esa luz. Esa luz, por lo general, esperamos que emane de otros cuerpos, cuando nuestro interior debe ser quien deslumbre. Ver en la más absoluta oscuridad sirve para tomar determinaciones propias. Escuchar está bien, pero dejarse influenciar, puede cambiar por completo, el curso de nuestras vidas. Un río es río, lleno o vacío. Pero lleno , lleva vida. Así es como hay que aprender a ver, con el alma llena. Sonará quizás rebuscado, pero cierra los ojos e intenta ver qué cargas, muy en tu fondo. Esos pensamientos que tarde o temprano se transforman en acciones, guiarán tus días. Si ya lograste encontrarte, Felicidades, si aún no lo has hecho, sigue intentando ver en la oscuridad. Cuando lo logres, verás que lo único complicado, es no intentarlo. Y que una vez que logres, conocerte y estar bien en paz contigo mismo, el mundo dejará de ser un lugar inhóspito. Pese a todo recuerda, que la Vida siempre será maravillosa. De ti depende, ¡cómo quieres vivirla!.

Yaneli Morales.

Anuncios

Tu orgullo.

No fuiste creado para sembrar odio, ni para derramar lágrimas. Tampoco fuiste creado para negarte al amor, porque quien niega al amor, se niega a sí mismo. Recupera al niño que una vez te vio crecer y que te regaló la más tierna de las sonrisas. No caigas en el juego de los cobardes, vive. Vive como si fuera el último día, pero sin prisa. Detente ante la rosa majestuosa, mojate con la lluvia, también con la llovizna, y una vez al mes despierta temprano para contemplar la salida del astro rey. No fuiste creado para la mala educación. Sonríe. Haz que los demás, sonrían contigo. Sé lo que nadie es y que ese sea tu orgullo y tu mayor alegría. Fuiste creado exactamente para ser feliz, pero eso , depende de ti.

Yaneli Morales. 

Urgente, tenemos que aprender.

Tenemos que aprender a acariciar con la palabra, a seducir con la mirada y amar con el corazón roto pero el alma intacta de heridas y desavenencias. Tenemos que aprender a empezar de cero, sin dolor, sin arraigos, sin lazos materiales. Tenemos que aprender a herirnos primero, para que nos duela. Para sentir en carne propia, como un gesto mal intencionado, una palabra mal dicha, hiere. Corta, como cuchillo filoso. Tenemos que aprender, y con urgencia. Siempre será mejor el verbo amar, la tolerancia, la comprensión, la paciencia. Siempre será mejor, caminar en zapatos ajenos, antes de emitir una opinión y juzgar. Mirar la paja en el ojo ajeno, no nos hace mejor. Mirar la paja en el ojo ajeno, nos deja ciegos.

Yaneli Morales.

No te pierdas en el camino.

Y si no lo consigo te aseguro que no es por cobarde. Es que los valores están tan escasos y no puedo permitir; por dignidad a mí misma, seguir un sueño, y por ese sueño, volar sin valores. Sé lo que es dormir sin dignidad y sin libertad, y sé lo difícil que es luego, levantarse. Después de muchos años, arrastro aún, algunos eslabones. Ya no pesan, pero quedan en la conciencia.

Autor desconocido

La vida no es conseguirlo todo por encima de todo, porque hay una calle final. Una calle con un muro en blanco y una tiza color negro. Ahí te tocará escribir, en la más absoluta soledad, qué hiciste con tu vida. Entre más escribas, y más cuentas tengas que aclarar, más negro será el fin de tus días. Y yo quiero paz, quiero libertad, quiero ser yo.

Jean Paul Sartre

A día de hoy tengo mis palabras, lo demás, puede esperar. Cuando sea mi momento, sin tener que saltarme ningún paso, y con mi dignidad bajo el brazo, llegaré a donde sueño con todas mis ansias.

No dejes de intentarlo, pero no te pierdas en el camino.

 

Yaneli Morales.

El juego.

Que usted no me entienda no significa que yo esté equivocada. Porque estés equivocado no significa que no pueda entenderte. El juego no es entenderse, la meta es ayudarse a seguir el camino correcto. No es amigo quien te endulza el oído, ni enemigo quien te dice las verdades. Recuerda que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Pero aún así, el desconocimiento de la ley, no te hace menos culpable.

Yaneli Morales