REFLEXIONAR

EL NIÑO QUE ME ABRAZA

Cuando me siento triste me abraza, y nunca me ve llorando; nos enseñaron que llorar es síntoma de debilidad, yo, soy una mujer fuerte.

Me abraza y me cunde de alegría, sólo él sabe que estoy triste. Es una intuición que se pierde con los días, con el día a día. Él sabe, no sé si canto con la voz rota o lo ve reflejado en el fondo de la mirada, pero la sabe.Vuelve y me abraza y otra vez de vuelta a empezar.

Sé que si pudiera me dijera, no estás sola, ¿cómo vas a estarlo?, si yo estoy aquí. En esa tristeza me convierto en su mundo, en su atención, su todo es para mí porque estoy triste y sabe que necesito su presencia. El niño que me abraza salió de mi, el niño que me abraza perderá esa intuición, como yo la perdí, el niño que me abraza me hace fuerte.El niño que me abraza me recuerda que también fui niña que abrazó. Quédate mientras puedas e inúndame de ese sentimiento, del que me hace invencible.

Recuperemos ser el niño que me abraza. Él que por ahora está para mí. 

Yaneli Morales 

Anuncios

Deja un comentario