Si no cambias, todo se repite

Ahí te ves, hundido y sin esperanzas, esperando resultados diferentes de un mundo que gira sin esperar por ti.

Te desesperas, nada cambia, das todo de ti pero nada cambia.

Otra mañana, el mismo café, los mismos pasos. Vives tan enmudecido que los has contado, en silencio.

Seis para llegar a la puerta, a la salida de una obscura realidad.

Caminas vagabundo entre los ruidos que ya ni siquiera quieres escuchar.

Doce del mediodía, no has hecho nada, al menos nada que te haga sentir vivo.

Otra vez en la cama, la pared es blanca y la telaraña te recuerda que la supervivencia es a veces lo que te mueve.

¡Nada cambia!, se te escucha a través de la mirada.

Lamentablemente amigo, si tú no cambias, todo se repite, incluso el beso amargo con el que la recuerdas, de esa última vez.

 

Yaneli Morales©

07/02/2019

Anuncios

Deja un comentario