Anuncios

Y es precisamente él, El Amor mismo, quien contiene la más poderosa Medicina.

Excelente reflexión.

Anónimo.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas