Anuncios

Cuántas personas conocemos que van vestida de manera impoluta, que si visitas su casa es todo blanco y en perfecta armonía y simetría? Pero llega la hora en que no concuerda esa apariencia de que soy un santo/a en comparación con el veneno que destila.

Todos seguramente conocemos a una persona así. Es hora de decirle que agradecemos más que sea una buena persona; porque seguro no nació malo, y no que cubra de blanco su malicia.

Y si es cierto que en la viña del señor tiene que haber de todo, también es cierto que tenemos la opción de no rodearnos de todo.

Las apariencias engañan, desafortunadamente para bien y para mal.

Yaneli Morales©

YANELIMORALES.COM

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas