Anuncios

Voy a intentar explicar lo de los amores prohibidos que para muchos son más intensos y para mí son una auténtica pesadilla.

Cuando un ladrón entra a robar a un banco tiene la adrenalina a tope porque de su habilidad consiste salir ileso de la fechoría. Si resulta salir ileso se queda con el botín y con la satisfacción de haberlo conseguido. Por supuesto, al estar cometiendo un delito, lo vive al máximo. Pero eso no quita que sea un ladrón y que también puede trabajar y no robar a nadie y echarle las mismas ganas a la vida. Sólo sucede que se acostumbró a ser ladrón y quizás no conoce otro modo de buscarse la vida.

Con los amores prohibidos sucede exactamente lo mismo. No es que sean lo máximo, es que quien lo disfruta no conoce otra manera de vivir el amor. Lo más triste es que llegas a creer que es amor. Pero lamento informarles que quien te ama no te comparte, no te esconde y no te hace esperar. Y no trates de convencer a nadie de lo contrario, no al menos a los que sabemos que lo prohibido es tentativo, pero también lo prohibido te puede costar la libertad, y yo al menos, por ahí no paso.

Si quieres tener una vida plena y feliz tienes que empezar por dejar de repetir lo que hace mucho tiempo decían nuestras madres y nuestras abuelas. Quizás ellas no disfrutaban de las libertades que hoy puedes disfrutar tú. Sal de la cárcel de esos pensamientos que al final sólo conducen a más lágrimas y noches en vela.

Eres el amor que te mereces, no lo malgastes con quien no te merece.

Yaneli Morales ©

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas