Empecemos por sonreír.

Quien se acostumbra a vivir en abundancia no dejará nunca de dar los buenos días, siempre tendrá una mano amiga en caso de que tenga malos momentos y jamás dejará de ser una mano amiga por temor a traición o escasez.

Quien ha entendido que el universo provee de manera ilimitada, no teme. Vive en la abundancia de una conciencia superior cuya única ambición es a cada segundo ser mejor persona y trabajar de manera constante en sus puntos débiles, esos que les impiden seguir creciendo.

Pero al igual que ser feliz, ser abundante y próspero es una decisión personal. Son niveles de conciencia para los que hay que prepararse día tras día.

Hoy por hoy puedo concluir que la felicidad te lleva a la abundancia y la abundancia te lleva al éxito. Y el éxito; que no debe cumplir estándar alguno, excepto satisfacción personal, te lleva a una vida plena.

Empecemos por sonreír y por librarnos de cargas ajenas.

Feliz Domingo.
Último Domingo del 2018.
Mis mejores deseos.

Yaneli Morales©
YANELIMORALES.COM

Anuncios

Deja un comentario