No necesito corona.

Hoy me toca presumir,

lo mucho que ya he vivido,

un poco si que he sufrido

pero guardo lo aprendido.

Me quedo con las sonrisas,

que un día me brindó el mar,

y aunque yo necia en llorar,

el me enseñaba el camino.

Después me acarició la luna,

deja atrás todo lamento,

susurraba como el viento….

como tú, no hay ninguna.

A lo lejos, una laguna,

me gritaba, ¡mira el mar!,

lo salado de sus aguas,

es para poder flotar.

Una energía encendía,

lo que yo daba por muerto,

era mi amigo el sol,

que alumbraba mis adentros.

Así comenzó la historia,

de lo que presumo ahora,

soy feliz conmigo misma,

no necesito corona.

Yaneli Morales.

www.yanelimorales.com

Anuncios

Deja un comentario