Anuncios

Es por culpa de una dama.

Bebió del vino y del río, hasta perder el aliento, unos lo daban por muerto, otros sintieron el frío. Frío que paralizaba lentamente el corazón, aún no se ha escrito canción, que narre tan cruel lamento. Desgarrado en sus adentros, sólo gemía, ¡Victoria!, ¿ por qué me diste la Gloria!, y ahora rechazas mi encuentro. […]

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: