Entre las balas, las guerras.

Recuérdame ser feliz,

en la lluvia, en la tormenta,

bajo un cielo estrellado,

entre las balas, las guerras.

 

Cuando me hiera la espina,

cuando me pueda el dolor,

recuérdame, es el amor,

lo que limpia la conciencia.

 

Recuérdame, qué tanto odio,

hoy aún habita en mí,

para llorar a raudales,

cerrar heridas abiertas.

 

No quiero un alma impoluta,

quiero cargar mis verdades,

que no me pesen mis triunfos,

que no pesen mis desmanes.

 

Recuérdame, no quiero sola,

cargar con tanto veneno,

para ti será mi amor,

amarte es lo que más quiero.

 

Yaneli Morales.

 

Anuncios

Conciencia.

La conciencia es pararte y defender lo que vales, no la aceptación ni el valor de los demás. La conciencia es aprender de los errores, de los tantos errores cometidos a veces, cometidos por la falta de conciencia de vivir para hacer feliz al resto, olvidando por completo nuestra realidad y creando vacíos que luego, se hacen tan cuesta arriba, que se les empiezan a llamar sacrificios y nos introducen en un círculo del cual es difícil escapar.

La conciencia es aprender a plantar bandera. Esto es lo que soy no porque esto es lo que me enseñaron a ser, no, esto es lo que soy porque esto es lo que quiero ser. Esto es lo que hago porque esto es lo que quiero hacer. Esta es mi vida y estas son mis reglas, sin juegos. Ya no juego, vivo. Vivo con la conciencia de que seré exactamente lo que yo quiera ser.

 

Yaneli Morales