TIEMPO PARA VIVIR.

Ya no tengo un cuerpo perfecto; en realidad nunca lo tuve, aún así hoy disfruto hacer el amor, he aprendido que el sexo te eleva pero hacer el amor te marca, te marca el alma y te hace bombear el corazón a otro nivel.

Ya no tengo una dentadura perfecta, pero con los años sonrío con más ganas. Ya no le temo al que dirán, ni a caer, he aprendido que la misión es levantarse. Cuando aprendes a levantarte, sin ayudas, el mundo ya no parece un sitio tan rudo.

Tengo unas cuantas arrugas que me recuerdan cuánto he llorado pero también cuánto he reído. Tengo otras que ni el maquillaje logra desaparecerlas porque más que arrugas son lecciones que llevo en el alma. Aún así, no arrugan mis ganas de vivir, me dan alas, queda menos y por eso hay que hacer más.

Tengo el desafío enorme de vivir cada segundo y de que esta vida me alcance para contar todo lo que tengo para decir.

A ti mujer, a ti que crees que ya no mereces nada porque tomaste decisiones equivocadas, a ti te cuento que me equivoqué muchas veces pero nunca olvidé que mi valor radica en lo que soy.

A ti mujer, que crees que los trenes pasaron y no te montaste y perdiste la oportunidad, a ti te cuento que los trenes se van para que te veas en la necesidad de construirte tu propio tren.

Ya no tengo tiempo para perder, tengo tiempo para vivir.

 

Yaneli Morales.

Anuncios

2 thoughts on “TIEMPO PARA VIVIR.

Deja un comentario