TODA LA FELICIDAD DEL MUNDO A MIS PIES.

Hoy estoy eufórica de alegría y como creo que lo mejor que hago es escribir pues quiero contarles que me voy reinventando, me voy descubriendo poco a poco y a su vez descubro un mundo donde se hace más fácil convivir.

Ya lo he dicho, por mucho tiempo odié estar viva pero nunca perdí las ganas de vivir aún cuando no tenía rumbo. Pero hoy, exactamente hoy, sé que el éxito es personal, no se mide por número de seguidores y mucho menos por la aceptación de nadie.

Lo primero que he descubierto es que el ADN es esencial, en el ADN viene una información con la que parece imposible luchar. No es cierto, se puede con todo y todo se puede.

Los conceptos con los que hemos sidos educados también son un arma de doble filo, está bien para quedar bien con la sociedad pero terminan dejando un vacío y por lo general no nos permiten llevar una vida plena. Es algo así como que una Puta no está bien porque vende su cuerpo y la Santa es la referencia porque calla y acata. ¿Y si la puta quiere serlo y no cobrar?, ¿Y si la Santa decide ni callar ni acatar?.

Un modelo de familia no tiene porque ser una pareja heterosexual con tres hijos; según estudios, eso no garantiza seres de bien ni hombres inteligentes.

Podría estar escribiendo el día entero pero lo importante es que aprendamos a ser plenos, a transmitir lo que somos y no lo políticamente correcto ante una sociedad que ante tanta hipocresía, se hunde.

Aprenda y enseñe a quien pueda que esta vida sólo merece la pena, si la meta es ser felices.

Escrito con toda la felicidad del mundo a mis pies.

 

Yaneli Morales.

Anuncios

Deja un comentario